Autor: Género: ,
Tiempo estimado de lectura 7 minutos

Los​ ​enamorados​ ​disfrutaban de​ ​caminar​ ​por​ ​esas​ ​calles​ ​casi​ ​desiertas​ ​a​ ​horas​ ​de la​ ​madrugada.​ Les​ ​daba​ ​todo​ ​lo​ ​que​ ​les​ ​faltaba,​ ​la​ ​tranquilidad​ ​necesaria​ ​para​ ​poder expresar​ ​ ​ ​sus​ ​emociones​ ​con​ ​la​ ​empatía​ ​necesaria​ ​para​ ​poder​ ​descubrir​ ​los sentimientos​ ​de​ ​su ser​ ​amado​ ​a​ ​flor​ ​de​ ​piel,​ ​como​ ​si​ ​fueran​ ​uno.

Ernesto​ ​era​ ​un​ ​hombre​ ​solitario,​ ​nunca​ ​había​ ​podido​ ​encontrar​ ​a​ ​su​ ​verdadero amor. No desde​ ​aquel​ ​incidente​ ​con​ ​​Aerolineas​ Segura,​ ​cuando​ ​él​ ​y​ ​Laura​ , su​ ​prometida, decidieron​ ​partir​ ​en​ ​unas​ ​vacaciones​ ​románticas.

Laura​ ​era​ ​una​ ​joven​ de​ ​estatura​ ​promedio​ ​y​ larga​ ​cabellera​ ​dorada, lucía​ ​muy​ ​bien​ ​y​ ​siempre​ ​encontraba​ ​la​ ​manera​ ​de​ ​atraer la ​mirada masculina.​ Casi siempre vestía con viejos trapos,​ ​pero​ ​para​ ​esa​ ​salida​ ​especial​ ​estrenó​ ​un vestido​ ​de​ ​seda​ ​rosa ​que​ ​resaltaban​ ​sus​ ​pómulos​ ​rojizos.

Ernesto​ ​recorría los​ ​lugares​ ​por donde​ ​solían​ ​caminar​ ​juntos. Lo hacía​ ​todos​ ​los​ ​días​, ​desde que​ ​salía​ ​de​ ​trabajar​ ​hasta​ ​quedarse​ ​dormido​ ​en​ ​la​ ​plaza​ ​donde​ ​alguna​ ​vez​ ​se besaron.​ ​Nunca​ ​perdía​ ​las​ ​esperanzas de volver a verla​ ​y​ ​llegaba​ ​a​ ​buscarla​ ​​ ​en​ ​hospitales, clínicas,​ ​velatorios,​ ​morgues ​y​ ​cementerios.

Juan era el hermano​ ​de​ ​Ernesto, 15 años menor. Siempre que tenía la oportunidad intentaba hacer​ ​olvidar​ ​a​ ​su​ ​hermano​ ​el​ ​triste​ ​pasado​ ​que​ ​lo​ ​dejaba​ ​inmóvil​ ante la menor evocación del ​nombre​ ​de​ ​su​ ​amor.

Juan​ ​estaba​ ​empezando a estudiar en​ ​la​ ​facultad​ ​de​ ​ciencias​ ​naturales. Era​ ​el​ ​soltero​ ​más codiciado​ ​del barrio.​ ​Podía​ ​entablar​ ​una​ ​relación​ ​amorosa​ ​con​ ​quien deseara, ​pero​ ​se​ ​vio atraído​ ​por​ ​una​ ​chica​ ​misteriosa​ ​y​ ​tímida,​ ​su​ ​nombre​ ​era​ ​Rosa.
El​ ​​día​ ​que​ ​Juan​ ​comenzó​ ​las​ ​clases​ ​la​ ​vio y​ ​se​ ​enamoró​ ​profundamente. No dudó​ ​un​ ​segundo​ ​en​ ​pedirle​ ​que​ ​la​ ​acompañe​ ​a​ ​una​ ​larga​ ​caminata,​ ​así​ ​fue​ ​como​ ​comenzó su​ ​historia​ ​de​ ​amor.

El​ ​joven​ ​estaba​ ​muy​ ​ansioso​ ​y​ ​siempre buscaba​ ​nuevos​ ​lugares​ ​por​ ​donde llevar a Rosa de la mano. Cada salida era un recorrido distinto. Hasta​ que llegó el momento en que​ ​se​ ​quedó​ ​sin​ ​ideas,​ ​ya​ ​habían​ ​caminado​ ​bajo ​árboles​ ​de​ ​todo​ ​tipo,​ ​ya​ ​conocían​ ​de​ ​memoria​ ​el​ ​rosedal,​ ​el jardín botánico, el zoológico, hasta​ ​habían​ ​tenido​ ​una​ ​cena romántica​ ​con​ ​velas​ ​en​ ​el​ ​café​ ​giratorio,​ ​pero​ ​para​ ​él​ ​nada​ ​era​ ​suficiente​ ​y​ ​quería siempre ​sorprender a​ ​su​ ​chica.​ Es así que un día llamó a su hermano para pedirle consejo.

Ernesto​ estaba atascado​ ​de​ ​pastillas​ ​antidepresivas​ cuando ​llegó​ ​a​ ​​la casa de su hermano. No​ ​tocó​ ​la puerta,​ ​​entró​ ​por​ ​una​ ​ventana​ ​entreabierta,​ ​se​ ​sentó​ ​en​ ​el​ ​sillón​ ​y​ ​tomó una​ ​botella​ ​de​ ​whisky​ ​que​ ​había​ ​en​ ​la​ ​mesa​ ​ratona​ ​y​ ​a​ ​los​ ​gritos​ ​exclamó:
—¡Olvídate​ ​del​ ​amor​ ​porque​ ​solo​ ​vas​ ​a​ ​sufrir! ​La​ ​felicidad​ ​en​ ​nuestra​ ​familia​ ​nunca existió.

Juan​ ​se​ ​sorprendió​ ​al​ ​ver​ ​a​ ​su​ ​hermano​ ​en​ ​ese​ ​estado,​ pero​ ​lo​ ​que​ ​más​ ​le​ ​llamó​ ​la​ ​atención​ ​fueron​ ​sus​ ​palabras que no llegaba comprender. Luego​ ​​se​ ​percató​ ​de​ ​una​ ​pila​ ​de​ ​diarios​ ​viejos​ ​acumulados​ ​que​ ​llegaban​ ​casi​ ​al metro​ ​de​ ​altura. No recordaba haberlos amontonado ahí, parecía que el montón se había apilado solo ahí por arte de magia.

Tomó​ ​diario​ ​por​ ​diario,​ ​y​ ​los​ ​leyó​ ​sin​ ​parpadear,​ ​se​ ​podía​ ​notar​ ​como​ ​su​ ​mirada​ ​y​ ​su respiración​ se transformaban. Se​ ​ahogó en​ ​un​ ​aire​ ​de​ ​nostalgia,​ ​miedo ​e​ ​inseguridad.
Estuvo ​más​ ​de​ ​2​ ​días​ ​leyendo diarios sin pausa,​ ​mientras​ ​​​su​ ​hermano permanecía postrado​ ​en​ ​el​ ​sofá​ vaciando botellas.

Todos ​los​ ​periódicos​ ​​tenían​ ​algo​ ​en​ ​común: contenían artículos que hablaban​ ​de​ ​la​ ​misma familia.

El último diario ​contaba​ ​el​ ​desafortunado hecho​ ​en​ ​la​ ​vida​ ​de​ ​Ernesto​ ​pero​ ​con​ ​una​ ​rara​ ​explicación,​ ​algo​ ​tan​ ​complejo​ ​que​ ​ni​ ​el​ ​mejor detective​ ​del​ ​mundo​ ​podría​ ​averiguar.​ ​Casi​ ​duro,​ ​helado, Juan​ ​dejó​ ​el​ ​periódico​ ​en​ ​la​ ​mesa​ ​y atacó​ ​a​ ​su​ ​hermano​ ​con​ ​preguntas.

Ernesto​ ​creía​ ​que​ ​quien​ ​se​ ​había​ ​“llevado​ ​a​ ​Laura”, era​ ​lo​ ​mismo​ ​que​ ​había atacado a ​todos​ ​sus​ ​antecesores​ ​en​ ​el​ ​pasado.​ ​Dijo ​que​ ​la​ ​única​ ​forma​ ​de​ ​“proteger”​ ​a su​ ​hermano​ ​era​ ​evitar que se enamore,​ ​pues​ ​así​ ​no​ ​sufriría​ ​una​ ​pérdida innecesaria.

Juan​ ​se mostró​ ​​escéptico ​y​ ​decidió​ ​que​ ​el​ ​ebrio​ ​de​ ​su​ ​hermano​ ​no​ ​debería intervenir​ ​en​ ​su​ ​vida​ ​privada. Entonces hizo, de manera inconsciente, lo que todos los hombres de su familia habían hecho en el pasado: aislarse del resto de los parientes.​ ​Así​ ​fue​ ​como​ ​rompió​ ​contacto​ ​con​ ​su​ ​único​ ​hermano.

Así​ ​fue​ ​que​ ​Rosa​ ​y​ ​Juan siguieron su relación. Se​ ​volvieron​ ​inseparables,​ ​lo​ ​hacían​ ​todo​ ​juntos​ ​desde estudiar,​ ​comer,​ ​hasta​ ​incluso​ ​compraron​ ​una modesta casa​ ​y​ ​tuvieron​ ​dos​ ​hermosos​ ​hijos.

La​ ​familia​ ​que​ ​construyeron​ ​era​ ​envidiable,​ ​un​ ​nene​ ​tierno​ ​y​ ​educado​ ​de​ cinco años​ ​y​ ​una​ ​niña​ ​inteligente​ ​y​ ​compañera​ ​de​ ​siete​.

Parecían​ ​una​ ​familia​ ​feliz.​ ​Hasta que, un día, el fantasma de la culpa empezó a perseguir a ​Juan​. No​ ​dejaba​ ​de​ ​pensar​ ​en​ ​lo​ ​mal​ ​que​ ​estuvo​ ​con su​ ​hermano,​ ​lo​ ​había​ ​abandonado​ ​cuando​ ​peor​ ​estaba.​ ​Todos​ ​los​ ​días​ ​se​ ​arrepentía​ ​por ello,​ ​lo​ ​creyó​ ​muerto​ y todos los domingos confesaba el mismo pecado.

Los​ ​​martes a​ ​Rosa le tocaba buscar​ ​a​ ​los​ ​niños​ ​al​ ​colegio y​ ​los​ ​dejaba​ ​en casa​ ​de​ ​su​ ​abuela. Los chicos​ ​eran​ ​felices​ ​con​ ​su​ ​abuela​ ​materna; ​se​ ​divertían,​ ​reían​ ​a carcajadas,​ ​comían​ ​galletas​ ​y​ ​ella​ ​les​ ​preparaba​ ​su​ ​comida​ ​favorita. El martes, para ​ellos, era​ ​el mejor​ ​día​ ​de​ ​la​ ​semana.

Mientras​ ​los​ ​niños​ ​estaban​ ​en​ ​casa​ ​de​ ​su​ ​abuela,​ ​sus​ ​padres aprovechaban​ ​para​ ​recordar​ ​​sus​ ​antiguas​ ​citas. Ese martes recorrían​ ​el​ ​lugar​ ​donde​ ​se confesaron​ ​amor​ ​eterno, ​caminaban​ ​acompañados por la noche tranquila y cálida.​ ​La​ ​luz​ ​tenue​ ​pero brillante​ ​de​ ​la​ ​luna​ ​encandilaba, transformando​ ​hasta​ ​al​ ​hombre​ ​más​ ​frío​ ​en​ ​un​ ​romántico empedernido.

En​ ​esas​ ​caminatas​ ​Rosa​ ​solía, con​ ​pudor, ​rozar​ ​los​ ​brazos​ ​de​ ​Juan​ ​hasta​ ​finalmente abrazarlo para caminar ​juntos. Esa noche la​ ​luz​ de la luna ​los​ ​rodeaba​ ​hasta​ ​formar una​ ​sombra​ ​perfecta,​ ​tan​ ​perfecta​ ​que​ ​era​ ​hasta​ ​envidiable,​ ​se​ ​notaba​ ​a​ ​la​ ​legua​ ​que​ ​eso era​ ​amor​ ​verdadero.

Mientras cruzaban​ ​ese​ ​estrecho​ ​puente​ ​que​ ​atravesaba​ ​lago hasta un pequeño islote artificial,​ ​Juan​ ​deslizó​ ​su​ ​brazo​ ​por​ ​el​ ​hombro​ ​de​ ​Rosa​ ​para​ ​tomar​ ​​su​ ​mano. Entonces notó​ ​que​ ​la​ ​luna​ ​ya no​ ​producía ​la​ ​misma​ ​sensación​ ​de​ ​bienestar​ ​y​ ​alegría. Recordó​ ​entonces​ ​que​ ​era​ ​un​ ​día​ ​solemne​ ​ya que​ ​era​ ​el​ ​cumpleaños​ ​Ernesto.

La culpa arremetió contra su corazón,​ empezó a deprimirse,​ ​no​ ​lo​ ​podía​ ​evitar,​ ​todo​ ​le​ ​recordaba​ ​a​ ​su hermano. Hasta​ ​llegó​ ​a​ ​escuchar​ ​su​ ​nombre​ ​en​ ​el​ ​viento,​ ​era​ ​casi​ ​un​ ​susurro, ​un​ ​murmullo que parecía​ ​estar​ ​en​ ​el​ ​aire. Consultó​ ​a​ ​Rosa​ ​si​ ​ella​ también ​lo​ ​escuchaba,​ ​pero​ ​ella ​negó con la cabeza​ ​más​ ​de​ ​una​ ​vez​ ​y comenzó​ ​a​ ​sospechar​ ​que​ él ​estaba​ ​enloqueciendo.

Fue​ ​entonces​ ​cuando Juan​ ​vio​ ​a​ ​una​ ​mujer​ ​debajo​ ​del​ ​puente,​ ​parecía​ ​ahogarse. Juan​ ​no​ ​dudó ​​un​ ​segundo en intentar rescatarla. Soltó​ ​a​ ​Rosa,​ ​y​ ​se​ ​dirigió​ ​hacia​ ​la orilla.​ ​Cuando​ ​​extendió​ ​su​ ​mano,​ ​la​ ​mujer​ ​desapareció​ en el negro profundo del​ ​agua. Entonces​ ​se​ ​tiró​ a “palpar”​ ​en​ ​el​ ​lago​ para ver ​si​ ​lograba​ ​encontrarla.

Lo único que ​encontró​ fue ​un​ ​pedazo​ ​de​ ​tela​ ​mojada,​ ​la​ ​miró​ ​detenidamente. Mientras inspeccionaba el trapo mojado,​ ​escuchó ​un​ ​grito,​ ​​levantó​ ​la​ ​vista y​ ​vio​ ​como​ ​su​ ​mujer​ ​caía​ ​desde el puente.

Ni la policía ni los buzos tácticos pudieron encontrar a ninguna de las dos mujeres. Agobiado​ por la pérdida, Juan​ ​decidió​ ​que​ ​lo mejor sería que los chicos​ ​se quedaran​ ​con​ ​su​ ​abuela​ ​por un tiempo.

No durmió en toda la noche y a la mañana siguiente las palabras de Ernesto sacudieron su mente. Tal vez tenía razón, había algo, algo sobrenatural, una maldición en la familia.

Partió, entonces, a la ​casa​ ​de​ ​su hermano mayor. Creyó​ ​que​ ​iba​ ​a​ ​ser​ ​rechazado o​ ​ignorado, pero​ ​para​ ​su​ ​sorpresa, Ernesto​ ​hizo​ ​todo​ ​lo​ ​contrario. A​penas​ ​vio​ ​a​ ​su​ ​hermano​ ​menor​ ​estalló​ ​en​ ​lagrimas​ ​mientras lo​ ​abrazaba​ ​mientras​ ​repetía: “Creí​ ​que​ ​te​ ​había​ ​perdido​ ​Juanchi,​ ​no​ ​te​ ​sientas​ ​mal,​ ​te comprendo,​ ​yo​ ​también​ ​intenté​ ​todo​ ​con​ ​Laura”.

Los​ ​dos​ ​hermanos​ ​fueron más tarde​ ​al​ ​lago donde Rosa había desaparecido. La policía ya se había retirado sin dejar rastro. Investigaron​ ​hasta​ ​que​ ​no les​ ​quedaron​ ​más​ ​fuerzas.

Juan​ quedó ​inmóvil​ ​en​ ​el​ ​puente y​ ​lloró​ ​hasta​ ​quedarse​ ​dormido sin prestar atención a la compañía de su hermano.

Cuando Ernesto, compasivo, fue a arropar a su hermano, encontró​ ​en​ ​el​ ​bolsillo​ ​de​ la campera de Juan ​un​ ​trozo​ ​de​ ​tela.​ ​Cuando​ ​lo examinó​ ​con​ ​ambas​ ​manos,​ ​con​ ​sumo​ ​cuidado​ ​y delicadeza,​ ​por​ ​su​ ​rostro​ ​se​ ​derramaron​ ​pequeñas​ ​gotas​ ​de​ ​agua.​ ​Era​ ​su​ ​llanto.

Arrodillado​ ​en​ ​el​ ​suelo​ ​como​ ​quien​ ​pide​ ​piedad dijo:​ ​“​​Este​ ​trozo​ ​de​ ​tela,​ ​es​ ​seda. Pudo​ ​haber​ ​caído​ ​donde​ ​fue​ ​el​ ​accidente​ ​pero por​ ​alguna​ ​razón​ ​estaba​ ​acá”.

Levantó​ ​la​ ​vista​ ​para​ ​observar​ ​la​ ​luna​ ​que​ ​empezaba a asomarse. El​ ​aire​ ​se​ tornó​ ​más​ ​cálido. Vio​ ​una​ ​sombra​ ​que​ ​salía​ ​del​ ​lago. Sin entender​​ ​qué​ ​pasaba,​ ​se​ ​levantó​ ​a​ ​la​ ​misma​ ​par​ ​que​ ​salía​ ​esa​ ​sombra​ ​negra.

En ese momento, Juan​ ​​abrió​ ​un​ ​ojo​ ​y​ ​vio​ ​una​ ​sombra​ ​de​ ​dos​ ​enamorados abrazados; pensó​ ​en​ ​Rosa,​ ​pero​ ​al​ ​abrir​ bien ​los​ ​ojos​ ​vio​ ​a​ ​Ernesto​ ​abrazado​ ​a​ ​una​ ​muchacha de​ ​cabello​ ​dorado,​ ​​empapada​ ​y envuelta en un​ ​vestido​ ​de​ ​seda.

Se​ ​escuchó​ ​el​ ​¡splash! de un cuerpo cayendo al agua. Confundido,​ ​se frotó los ojos y ​ ​vio​ ​una nueva​ ​sombra,​ ​​una​ ​sombra​ ​especial​ ​una​ ​que​ ​ya había​ ​visto.​ ​Miró​ ​a​ ​su​ ​lado​ ​y​ ​encontró Rosa​ ​que lo rodeaba con el brazo.

Acto seguido​, ​se​ ​desmayó.

Juan​ ​despertó​ ​con​ ​un​ ​fuerte​ ​dolor​ ​de​ ​cabeza,​ ​le​ ​preguntó​ ​sobre​ ​lo ocurrido​ ​a​ ​Rosa,​ ​quien​ ​no​ ​recordaba​ ​nada extraño de la noche anterior.

Juan​ ​tomó​ ​su​ ​bicicleta​ ​y​ ​pedaleó​ ​hasta​ ​la​ ​casa​ ​de​ ​su​ ​hermano​ ​sin​ ​parar.​ Cuando​ ​llegó​, encontró ​la​ ​casa​ ​vacía.​ ​Por instinto, volvió​ ​al​ ​puente​ ​y llegó en el momento justo en que la policía retiraba del lago el cuerpo sin vida de Ernesto. El cadáver tenía aferrada de la mano una botella de whisky ​ ​que los médicos no pudieron retirar.

Nada​ ​se​ ​sabe​ ​de​ ​lo​ ​que​ ​pasó ese​ ​día,​ ​nadie​ ​lo​ ​recuerda,​ ​solo​ ​Juan.​ ​No​ ​sabe si​ ​su​ ​hermano Ernesto​ ​era​ ​un​ ​ebrio​ ​que​ ​se​ ​ahogó​ ​en​ ​el​ ​lago​ ​o​ ​si​ dio​ ​su​ ​vida​ ​para​ ​estar con​ ​su​ ​prometida. No​ ​solo​ ​eso,​ ​sino​ ​también, el sacrificio​ ​para​ ​que​ ​vuelva​ ​Rosa​ ​y​ ​romper de una vez por todas la maldición de la familia.

FIN

Dejar un comentario